La nutrigenética estudia la relación entre los genes y la respuesta individual a la dieta

Sorry, this entry is only available in Español. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

¿Qué es la nutrigenética?

La Nutrigenética es una rama de la genómica nutricional, que tiene como objetivo estudiar como las distintas variantes genéticas de las personas influyen en el metabolismo de los nutrientes, la dieta y las enfermedades asociadas a ésta. La Nutrigenética no debe confundirse con la Nutrigenómica, que se centra en el papel que determinados alimentos tienen en la activación de genes que afectan la susceptibilidad a ciertas enfermedades como el cáncer y el Alzheimer. El objetivo de la Nutrigenética es ofrecer a las personas consejos personalizados de prevención de enfermedades basados en la genómica personalizada.

La nutrigenética es la rama de la genética que estudia la relación entre los genes y la respuesta individual a la dieta. Así, intenta contestar a la pregunta que siempre nos hemos hecho relacionada con la alimentación: ¿por qué dos personas comiendo lo mismo responden a una misma dieta de forma tan diferente?

Gracias a los avances científicos, actualmente sabemos que en nuestra salud interviene nuestra genética, que determina en un 30% nuestra mayor o menor predisposición a padecer problemas de salud en algún momento de nuestra vida, y que viene definida y no podemos controlar. El 70% restante depende de factores ambientales que sí son modulables, como la alimentación o la práctica de ejercicio.

¿Qué estudia la nutrigenética?

La nutrigenética estudia nuestro ADN para conocer las predisposiciones negativas que nos afectan. El ADN o Ácido Desoxirribonucleico es una molécula muy compleja que se encuentra en el núcleo de todas las células de cada organismo. El ADN de los seres humanos contiene aproximadamente 30.000 genes. Todos compartimos el 99,9% de esa información genética y es el 0,01% lo que nos hace diferentes y determina nuestras características antropométricas, fisiológicas, metabólicas y de comportamiento.

En el año 2001, cuando se desveló la secuencia del genoma humano, se descubrió que existen pequeñas variaciones genéticas, denominadas SNPs (Single Nucleotide Polymorphisms), que están relacionadas con el desarrollo de algunas enfermedades concretas. Mediante el análisis de esos SNPs en nuestro ADN, podemos saber si tenemos predisposición o no a padecer esos problemas en el futuro.

¿Cómo puede ayudarnos la nutrigenética?

La información genética de cada persona condiciona su estado nutricional, y aunque obviamente no tenemos control sobre nuestros genes, cuanto mejor conocemos esta parte, más fácil nos resulta actuar sobre el resto de factores que complementan nuestro estado de salud, y que sí podemos modular. En este sentido, la dieta es el factor ambiental primordial, porque siempre estamos expuestos a ella y ofrece grandes posibilidades de modificación y de adaptación.

Por eso es tan importante la nutrigenética, porque nos ofrece pistas para poder contrarrestar nuestras tendencias genéticas más negativas o situaciones provisionales de riesgo con una alimentación y hábitos de vida adecuados a las necesidades individuales.

¿Cómo se aplica la nutrigenética a la dieta?

La nutrigenética tiene como objetivo generar recomendaciones nutricionales de acuerdo al acervo genético de las personas. Hasta hace no mucho, las dietas tradicionales sólo tenían en cuenta los factores ambientales comentados anteriormente, y como mucho, aspectos individuales como la edad, el sexo, la talla, el ejercicio físico y algunas variables bioquímicas. Con esta base, se ofrecían pautas alimenticias generales para grandes grupos de población, sin considerar en detalle la especificidad genética del individuo.

Sin embargo, en la actualidad, los avances en la nutrigenética nos ayudan a establecer qué alimentación debemos seguir para prevenir una serie de enfermedades identificadas a partir del análisis de nuestro ADN y que pueden evitarse o modularse mediante unas pautas dietéticas concretas. De esta forma, se alcanza la máxima personalización de la dieta.

No obstante, las recomendaciones dietéticas nunca pueden venir determinadas únicamente por el análisis genético, sino que éste debe complementarse con los datos obtenidos a través de un análisis antropométrico, bioquímico y de historia familiar y dietética, y siempre con el asesoramiento de un profesional nutricionista.

¿Cómo funciona un Test Nutrigenético?

Los Test Nutrigenéticos estudian el ADN a través de un análisis de saliva con el objetivo de observar e identificar las variables genéticas de la persona que le hacen reaccionar de manera distinta a los alimentos y tener mayor o menor predisposición a determinados problemas de salud.

Por ejemplo, se conocen más de 40 genes asociados al desarrollo de la obesidad. Una persona que tenga la mayoría de estos marcadores genéticos tendrá más probabilidades de ser obesa si no cuida la dieta.

Sin embargo, conocer estas predisposiciones no significa padecer esas enfermedades. Sólo implica mayor riesgo que la población general en padecerlas. La genética sólo nos predispone, ya que hay más factores que influyen en el desarrollo o no de una enfermedad. Conocerlas es importante para establecer medidas encaminadas a minimizar ese riesgo.

Además, es muy importante que este tipo de recomendaciones nutricionales estén respaldadas por un profesional sanitario con conocimientos en nutrición que sepa interpretar los datos para pautar una dieta completamente personalizada.

¿Hay evidencia científica sobre este tema?

Por supuesto, de hecho el Test Genético que realizamos en CEYDES estudia los genes que se ha demostrado su implicación en la nutrigenetica y tienen al menos 5 publicaciones en revistas científicas de primer impacto.

Solicitud de cita online Pincha AQUÍ