Enfermedad celiaca o intolerancia al gluten.

Hace ya algún tiempo que los especialistas médicos de laboratorio de Análisis Clínicos estamos haciendo cada vez con mayor frecuencia, y en personas de todas las edades, determinaciones muy complejas para averiguar si estas personas tienen intolerancia al gluten o todo o parte la gran variedad de cuadros clínicos que cuentan a su médico con respecto a problemas intestinales , meteorismo ( gases) en gran cantidad que llegan incluso a deformar su silueta y que les obliga después de comer pasta, pan, bollería… a soltase la falda o los pantalones y tomar protectores gástricos o medicación, forman parte o no de esta enfermedad de la que todos los días nos llega información nueva y de la que todos los días y en todos los mercados, restaurantes, bares, supermercados y tiendas especializadas leemos “ Alimento sin gluten” “ menú para celiacos” “ alimentos para celiacos”… Etc.
Sin duda hay una parte de marketing y publicidad para cambiar hábitos y comportamientos alimenticios. Sin duda nuestras necesidades y forma de comer , tanto en cantidades como en ritmo horario, como en las proporciones de composición de nuestras “ comidas” en Hidratos de carbono, Lípidos y Proteínas como fuentes calóricas, energéticas y estructurales han cambiado de acuerdo con las nuevas ocupaciones laborales y, sin duda, estos cambios han hecho aflorar nuevos nichos de mercado en el que la presencia de una serie de alimentos enriquecidos con vitaminas y hierro, bajos en calorías, o deficitarios o con ausencia de según que sustancias que podrán ser dañinas han sentado plaza en nuestra educación sobre las bondades de una correcta alimentación.
Los alimentos que contienen gluten son, para los “gurus” y blogs de personas y medios de comunicación con una gran repercusión social, un grave problema y han sido declarados culpables de todos y cada uno de los trastornos intestinales: diarreas, gases… Etc. Y

Lo más curioso es que alimentos que nos han acompañado desde hace generaciones, que han sido la base y sostén de la alimentación cuotidiana, han sido declarados culpables sin tener posibilidad de defensa alguna.

Ni voy a defender , ni voy a atacar posiciones enfrentadas en uno u otro sentido solo voy a explicar y todos ustedes , que son muy capaces de sacar sus propias conclusiones a partir de sus propios análisis ,decidirán si el gluten es culpable de todo lo que se le acusa , de parte, si es medio culpable, inocente o solo es una víctima o protagonista de modas que sirven a otros intereses.
Solo digo que ustedes, ciudadanos, elijan sus propios jueces, sean sus propios jurados, oigan los alegatos, juzguen y emitan sentencia según su formado criterio y con el más recto y leal saber y entender.

La enfermedad celíaca (también conocida como enteropatía por gluten, esprúe celíaco o intolerancia al gluten) es un trastorno del intestino delgado causado por una respuesta inmunológica compleja al gluten.
La enfermedad celíaca puede presentar con muchos síntomas, incluyendo síntomas típicos gastrointestinales (por ejemplo, diarrea, esteatorrea, pérdida de peso, distensión abdominal, flatulencia, dolor abdominal) y también anomalías no gastrointestinales (por ejemplo, pruebas de función hepática anormales, anemia por deficiencia de hierro, enfermedad de los huesos, trastornos de la piel, y muchas otras manifestaciones de alteraciones del metabolismo de las proteínas..
El gluten es una proteína de reserva que se encuentra en el trigo y otros cereales como el centeno, la cebada y la avena.
La enfermedad celíaca origina una serie de síntomas de debilidad, pero las personas afectadas pueden recuperarse totalmente si siguen una dieta apropiada sin gluten. No se trata de una alergia
La enfermedad celíaca no es una alergia. No hay que confundir con otro tipo de intolerancia alimentaria no ligada específicamente al GLUTEN
La respuesta de tipo alérgico se da cuando el sistema inmunológico del organismo produce anticuerpos contra una sustancia normalmente inofensiva, presente en la comida o el entorno, como si se tratase de un patógeno.
Para ver si usted lo que tiene es una respuesta de este tipo le sugerimos entre en nuestra página web y revise los perfiles de intolerancia alimentaria donde le ofrecemos diversos tipos de estudios con determinaciones frente a 100, 200 y 300 alimentos.
En el caso de la enfermedad celíaca, el gluten presente en los alimentos daña el revestimiento del intestino delgado, lo que a su vez impide que el organismo digiera y absorba apropiadamente los alimentos.
El resultado es una malnutrición crónica, con una deficiencia de calorías y nutrientes esenciales, como proteínas, vitaminas y minerales.
Síntomas
Los síntomas clásicos de este trastorno están relacionados con la mala absorción de los alimentos que provoca diarrea, dolores de tipo cólico intestinales con hinchazón abdominal y malnutrición.
En las personas adultas le enfermedad cursa con pérdida de peso y en niños y según el grado de afectación con, inhibición del crecimiento, anemia y problemas óseos, entre otras manifestaciones. Recientemente, se ha sugerido que los efectos de la intolerancia al gluten van más allá de las consecuencias sobre el revestimiento intestinal y se cree que este trastorno puede estar relacionado con afecciones tan diversas como las enfermedades hepáticas, la dermatitis, la diabetes de tipo1 y la infertilidad.
Las lesiones cutáneas típicas de la dermatitis herpetiforme, en el caso de una enfermedad celiaca son tan comunes que, sin tener relación causa-efecto con al enfermedad, se las considera como la «tarjeta de visita» del paciente celíaco.
Los análisis de sangre y heces son pruebas mínimamente invasivas que colaboran al diagnóstico en pacientes
Adolescentes:
Anemia ferropénica, dolor abdominal, diarrea malabsortiva, estreñimiento, meteorismo, hepatitis, estomatitis aftosa, quelitis angular, dermatitis atópica, cefaleas, epilepsia, estatura corta, retraso puberal, menarquía tardía, artritis crónica juvenil, irritabilidad
Adultos:
Diarrea malabsortiva, apatía, irritabilidad, depresión, astenia, inapetencia, pérdida de peso, dermatitis herpetiforme, anemia ferropénica, osteoporosis, fracturas, artritis, artralgias, colon irritable, estreñimiento, abortos, infertilidad, menopausia precoz, recién nacidos con bajo peso, epilexia, ataxia, neuropatías periféricas, cáncer digestivo e hipertransaminemia.
Todos tenemos que tener muy claro que la enfermedad celiaca con mucha frecuencia los análisis de sangre para la búsqueda de de anticuerpos específicos, especialmente la anti-transglutaminasa tienen resultados negativos.
De hecho, hay una proporción de pacientes con enfermedad celíaca, con afectación leve de las vellosidades coriales intestinales demostrada histológicamente e incluso con atrofia de vellosidades que no expresan anticuerpos antitransglutaminasa en la investigación que sobre sue suero
hacemos en el laboratorio.

DIAGNÓSTICO POR EL LABORATORIO:

La No detección de presencia de anticuerpos no quiere decir que no exista la enfermedad. De hecho hay muchos pacientes celíacos con serología negativa, especialmente entre los adultos y niños mayores de 2 años
pero si, aparte de los ya mencionados hay signos clínicos y pruebas de laboratorio que ayudan a llevar el estudio de presunción de la presencia de la Enfermedad Celiaca a casi un diagnóstico de certeza de la misma.
Los análisis de sangre y heces son pruebas mínimamente invasivas que colaboran al diagnóstico en pacientes El análisis de digestión de tres muestras de heces en días consecutivos, sin pautas previas de supresión de alimentos con gluten junto con los análisis de sangre para determinar
La ferropenia crónica y la hipertransaminasemia de origen no aclarado son pruebas de laboratorio que pueden ayudar al diagnostico
Los marcadores serológicos (AAtTG) resultan de elección para iniciar el despistaje de los pacientes con mayor probabilidad de presentar Enfermedad Celiaca.
Se estima que si se tuviese que hacer el diagnóstico de la Enfermedad Celiaca basándose sólo en los llamados marcadores serológicos entre un un 50-80 % de los casos de enfermedad quedarían sin diagnosticar.
Siguiendo en la línea diagnostica de mayor eficacia, con la mínima molestia para el paciente en el laboratorio clíncio disponemos de varios marcadores serológicos que, ene l caso de dar resultado positivo ayudan en el diagnóstico

Siempre conviene cuantificar previamente los niveles séricos de IgA del paciente
Anticuerpos anti-gliadina (AGA)
Están dirigidos frente a la gliadina (fragmento del gluten).
En la actualidad solo deben hacerse en niños menores de 2 años, ya que los niveles de otros anticuerpos suelen ser negativos en dicho grupo de edad.
Son de utilidad para el seguimiento, puesto que se elevan pronto tras la ingesta de gluten.
Anticuerpos anti-endomisio (AEM).
Los anticuerpos antiendomisio de tipo IgA, son más específicos para detectar enfermedad celíaca; son autoanticuerpos inducidos por el gluten dirigidos contra proteínas de la matriz del tejido conectivo. Son muy similares a los anticuerpos anti-transglutaminasa tisular ya que miden el mismo sustrato.
Tienen el gran inconveniente de que sólo se determinan mediante inmunofluorescencia indirecta, sigue siendo una prueba cara económicamente hablando y junto a ello, y ante todo, tiene el problema de su laboriosidad y el de la interpretación subjetiva por parte del analista, por lo que se requiere personas muy expertas y con una gran y amplia trayectoria profesional y experiencia en este tipo de pruebas.
Anticuerpos Anti-Transglutaminasa tisular del tipo 2 (anti-TGt ó TGt).
Es una prueba de laboratorio con una sensibilidad diagnóstica muy elevada en niños menores de 2 años, alcanzando valores cercanos al 90%,
Por el contrario en adolescentes y adultos su sensibilidad es muy reducida ( volores positivos del 10-20%)
Anticuerpos Anti-Péptidos Deaminados de Gliadina (anti-DGP).

PREVALENCIA Y DIAGNOSTICO
Dado que los síntomas son variados y no específicos, como aletargamiento, irritabilidad y molestias intestinales, es posible que en muchas personas la intolerancia al gluten no haya sido diagnosticada.
En ocasiones, se diagnostica en etapas avanzadas de la vida.
Estudios recientes basados en resultados objetivos- pruebas de laboratorio- revelan que 1 de cada 100 personas presentan indicios relacionados con esta afección Cabe suponer que, aunque la única prueba objetiva y diagnóstica de certeza es la biopsia intestinal, que es una prueba que se realiza mediante endoscopia digestiva y que se considera invasiva y de cierto riesgo, que el número de personas afectadas, en mayor o menor grado por la Enfermedad Celiaca sea mayor que el que las estadísticas indican.
Una dieta sin gluten.
Cuando las personas con enfermedad celíaca siguen una dieta sin gluten, el revestimiento intestinal se repara progresivamente y vuelve a funcionar con normalidad. A muchas personas les cambia la vida a medida que el organismo se recupera y los síntomas desaparecen.
El gluten se encuentra en los granos de trigo, centeno, cebada y avena, utilizados en la fabricación de muchos alimentos cotidianos como el pan, los cereales de desayuno, la pasta, las pizzas, las masas, los pasteles y las galletas.
Sin embargo, no siempre es tan sencillo, ya que los cereales que contienen gluten también se utilizan como ingredientes en rebozados, salsas y algunos productos cárnicos, como salchichas y hamburguesas. El arroz, las patatas y el maíz no contienen gluten. Actualmente existen también muchos productos especiales sin gluten para quienes padecen este trastorno.
Asistencia y asesoramiento
Es muy posible que en este punto es donde quienes nos lean tengan posiciones encontradas ya que en estos últimos tiempos se ha hablado hasta la saciedad, y algunas veces con una marcado sesgo comercial de la intolerancia al gluten y sus problemas en la alimentación, hasta el punto de convertir al gluten, con el que llevamos la humanidad conviviendo desde siempre en una especia de enemigo mortal, traidor, taimado y solapado que está emboscado en casi todos los alimentos.
Solo al última parte de estas afirmaciones es casi verdad total.
De hecho como médico y en el laboratorio y cada vez más al hacer análisis de heces ver la presencia de parásitos intestinales me encuentro con que muchos de los elementos presentes en la digestión en proporciones estimadas como “normales” ya no me las veo en el microscopio o, si las veo, su proporción es mucho menor.
El informar sobre la presencia de almidón, grasas neutras , esteres , jabones , “ células de feculentos” , en cantidad significativa ya no es frecuente y , sin embargo, la determinación de “restos alimenticios “ en tres muestras de heces de tres deposiciones seguidas, aparte de ser la prueba más baratay menos invasiva sigue constituyendo una ayuda muy importante en el apoyo desde el laboratorio al diagnóstico de enfermedades con repercusión intestinal y no solo en la celiaquía ( que también)
Seguir una dieta sin gluten puede quitar tiempo y parecer complicado.
Sin embargo, una vez diagnosticada la enfermedad celíaca, los pacientes disponen de varios tipos de asistencia y ayuda. Un nutricionista cualificado les puede ayudar a elegir los alimentos más apropiados y a organizar una dieta equilibrada y sabrosa que se adapte al estilo de vida de la persona. También existen listas que contienen información actualizada sobre los productos elaborados que no contienen gluten y pueden incluirse en la dieta sin problemas. En muchos países hay asociaciones oficiales de celíacos, que son grupos de apoyo nacionales además de una fuente de información privilegiada acerca de todos los aspectos relacionados con la enfermedad.
Hay normas sobre el etiquetado, composición y contenido tolerado de gluten en los alimentos “sin gluten”
Me permito traer aquí un resumen tanto de los alimentos que contienen gluten como de las disposiciones vigentes tanto de la Unión europea como de la Oficina Federal de Alimentos de Estados unidos en la seguridad que serán de su interés y que les aclararán dudas.
El término gluten se debe utilizar para indicar no sólo las proteínas a base de trigo (gliadinas), sino que también incluye los de cebada (hordeínas) y centeno (secalinas), e híbridos de cereales tales como triticale
Originalmente la avena también se evitó en la dieta de las personas con inolerancia al gluten.
Hoy la investigación indica que el consumo de avena no contaminada por gluten es segura para los pacientes, lo que s sin duda una muy buena noticia para los niños con diabetes mellitus y , en general, para todos los pacientes diabéticos..
Esto es importante porque la avena contiene fibra soluble, que es capaz de disminuir la glucosa en sangre y atenuar la respuesta de insulina. La aparición de síntomas relacionados con la avena introducción podría ser debido a la contaminación cruzada.
Un pequeño porcentaje de pacientes puede ser sensible a la avena y desarrollar síntomas o incluso daños en la mucosa.
Los pacientes con Enfermedad celiaca diagnosticada clínicamente deben ser educados para evitar los cereales y los alimentos que contienen gluten (cereales de desayuno, harinas, pastas, pasteles, galletas, salsas, etc.) derivados del trigo, la cebada o el centeno y la comida hecha de avena contaminada con gluten. La alternativa normal es comer de forma natural alimentos sin gluten y otras fuentes de almidón.
El umbral aceptable para el contenido de gluten en productos sin gluten puede desde el punto de vista clínico fijado en 100 ppm (¼ mg / kg),
La Comisión del Codex Alimentarius de la OMS emitió nuevas directrices para el gluten contenido de los alimentos procesados ​​en 2008 y una ley de la Comisión Europea (EC41 / 2009), en vigor desde enero de 2012, estipula que los alimentos etiquetados como “sin gluten” deberá contener ≤ 20 partes por millón de gluten, y que este contenido de gluten es seguro para la población celíaca.
El umbral de 20 ppm para alimentos sin gluten también es aceptada por la Food and Drug Administration de los Estados Unidos, en vigor desde agosto de 2013.
Los pacientes recién diagnosticados deben ser referidos a un experto en nutrición y dietas ya que es muy importante que se les eduque no sólo para evitar el gluten, sino también a tener una ingesta suficiente de nutrientes, vitaminas, fibra y calcio.
Prevención
Aún no se sabe por qué algunas personas desarrollan esta enfermedad, aunque parece tener un componente hereditario. En la actualidad, la única medida preventiva recomendada es evitar introducir alimentos con trigo en la dieta de los bebés hasta los seis meses de edad.
¿Qué personas se podrían plantear hacerse un estudio diagnostico mediante pruebas no, o mínimamente invasivas, para ver si padecen resta enfermedad?
Mejor detección
Dado que probablemente hay mucha más gente con enfermedad celíaca de lo que se pensaba anteriormente, se está debatiendo cómo mejorar su diagnóstico. Hay quien sugiere realizar exámenes médicos colectivos, otros recomiendan realizar análisis de sangre a quienes tengan síntomas como anemia, cansancio crónico, síndrome del intestino irritable o antecedentes familiares de la enfermedad. Al mismo tiempo, debería desaconsejarse el auto diagnostico; la adopción de una dieta sin gluten “por si acaso”, sin asistencia profesional, puede llevar a una alimentación desequilibrada e inapropiada, con más inconvenientes que ventajas.
Recomendaciones desde la el Centro de Estudios y Desarrollos Sanitarios (M.B.E)
¿Qué personas se podrían plantear hacerse un estudio diagnostico mediante pruebas no, o mínimamente invasivas,- PRUEBAS DE DIAGNOSTICO DE LABORATORIO CLINICO- para ver si padecen esta enfermedad?
A.- Con recomendación clínica alta y con alto nivel de evidencia
Los pacientes con síntomas y signos sugestivos de malabsorción, como la diarrea crónica con pérdida de peso, esteatorrea, dolor abdominal postprandial, y distensión abdominal
Los pacientes con un familiar de primer grado que tiene un diagnóstico confirmado de Enfermedad celiaca.
Los pacientes con diabetes mellitus tipo I (DM) si hay síntomas digestivos, o signos que clínicamente hagan pensar en una posible Enfermedad Celiaca.
B.- Los pacientes en los que en un análisis de laboratorio detectemos un nivel alto de aminotransferasa sérica que no sea explicable por otra causa deben hacerse los estudios perceptivos para descartar Celiaquía. (Recomendación fuerte, alto nivel de evidencia)
C.- Con recomendación fuerte y con un moderado nivel de evidencia
Los pacientes con síntomas, signos sospechosos de padecer Enfermedad Celiaca, que puede resolverse en gran parte o curarse en su totalidad por una intolerancia al gluten, les conviene hacerse las pruebas de laboratorio

D.- Con Recomendación condicional y alto nivel de evidencia
Aquellas personas aunque no tengan ninguno de los síntomas que hemos descrito en este artículo, en las que uno de sus familiares en primer grado, independientemente de la edad, tienen confirmado el diagnóstico de Enfermedad Celiaca son otro de los grupos en lso que es recomendable hacerse pruebas de laboratorio para la detección de una posible Celiaquía.

 

EN RESUMEN:

La Enfermedad Celiaca es una de las causas más comunes de malabsorción crónica .Si no se acude al médico o se tarda en hacerlo y seguir tratamiento o, según el tipo de enfermedad celiaca se suprime totalmente el gluten se produce un daño al intestino delgado.
El intestino delgado pierde parte de su capacidad de absorción al perder parte de su superficie- que se puede dañar incluso de forma irreversible. Si se produce esta lesión su organismo tiene una reducción de las enzimas digestivas por lo que en la absorción hay una alteración de micronutrientes como son las vitaminas solubles en grasa (Vitaminas Liposolubles), hierro y ácido fólico y potencialmente B12
La inflamación intestinal hace más graves y llamativos los síntomas de mala absorción, y pérdida de líquidos, agua, iones… con la diarrea
El fracaso de la absorción de las calorías adecuadas conduce a la pérdida de peso, y los resultados de mala absorción en el dolor y distensión abdominal con meteorismo (gases) muy intenso y doloroso.
Referencia base.
Les remitimos para mayor información a este trabajo que expone en problema de forma clara y concienzuda.
Diagnosis and Management of Celiac Disease (Disponible en Español)
Autores. Alberto Rubio-Tapia, MD, Ivor D. Hill, MD, Ciarán P. Kelly, MD, Audrey H. Calderwood, MD and Joseph A. Murray, MD
Am J Gastroenterol 2013; 108:656–676; doi:10.1038/ajg.2013.79; published online 23 April 2013. American College of Gastroenterology (Disponible en español)
http://gi.org/guideline/diagnosis-and-management-of-celiac-disease/

Correspondencia : Joseph A. Murray, MD, Division of Gastroenterology and Hepatology,
Mayo Clinic, 200 1st Street SW, Rochester, Minnesota 55905, USA.
E-mail: murray.joseph@mayo.edu
Les recomiendo este otro trabajo ya que el estudio es multinacional y, por tanto, más cerca de los hábitos alimenticios de nuestra sociedad.
Diagnóstico y tratamiento de la enfermedad celíaca del adulto: directrices de la Sociedad Británica de Gastroenterología

http://gut.bmj.com/content/early/2014/06/10/gutjnl-2013-306578.full.html
1. Correspondencia a David S Sanders, Gastroenterología y Unidad Hepática, Hospital Royal Hallamshire y la Universidad de Sheffield,
Sheffield S10 2JF, Reino Unido; david.sanders@sth.nhs.uk