Cómo evitar la intoxicación por listeria

Sorry, this entry is only available in Español. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Deja a la Listeria fuera de su hogar, de su cocina y de su nevera

Ha aparecido en los medios de comunicación de forma repetida un nombre que ha causado alerta social: LISTERIOSIS

Nos referimos a la intoxicación alimentaria causada por la listeria monocytogenes.

La listeriosis es una enfermedad trasmitida por los alimentos causada por la Listeria monocytogenes, una bacteria que se encuentra en la tierra y el agua.

La listeria es un germen capaz de vivir en un amplio rango de temperaturas (1 ℃ a 45 ℃) y con una elevada concentración de sal.

A diferencia de la mayoría de las bacterias, la Listeria pueden crecer y diseminarse en el refrigerador.

Por lo tanto, si refrigera alimentos contaminados con Listeria sin saberlo, lo gérmenes no sólo se multiplican en la temperatura fresca, podrían contaminar su refrigerador y transmitirse a otros alimentos que se encuentran allí, aumentando la posibilidad de que usted y su familia se sientan mal.

Puede encontrarse en una variedad de alimentos crudos, así como en alimentos procesados y hechos con leche no pasteurizada.

 

Cómo evitar la intoxicación por listeria

 

1.- Mantenga fríos los alimentos refrigerados

Enfriar los alimentos en forma adecuada constituye una manera importante de reducir el riesgo de infección por Listeria. Aunque la Listeria puede crecer en temperaturas de refrigeración, crece con más lentitud en temperaturas de refrigerador menor de 4ºC.

Medidas anti-Listeria complementarias dentro del frigorífico

  • Envuelva o cubra los alimentos con una lámina de plástico o papel aluminio o coloque los alimentos en bolsas de plástico o en recipientes limpios recubiertos antes de colocarlos en el refrigerador. Nunca deje los alimentos en la misma bolsa que le han dado en el mercado, aunque la cierre.
  • Asegúrese de que no se filtren jugos de determinados alimentos sobre otros.
  • Ajuste el control de la temperatura del refrigerador, si fuera necesario, para mantener a los alimentos lo más fríos posible sin hacer que se congelen. Los frigoríficos tienen indicación de temperatura, en el caso que no lo tenga ponga un termómetro comercial normal. Coloque un segundo termómetro en el congelador para verificar la temperatura que hay allí.
  • Consuma los alimentos precocidos y listos para comer lo antes posible. Mientras más tiempo estén almacenados en el refrigerador, mayores serán las posibilidades de crecimiento de la Listeria.
  • Si tiene sobras de alimentos en el refrigerador, lo mejor es desecharlos después de tres días, para estar seguro.
  • Evite las carnes y los mariscos ahumados poco cocidos, lave todas las frutas y verduras con agua corriente justo antes de comerlas, cortarlas o cocinarlas, aunque tenga intenciones de pelarlas primero.
  • Frote los productos firmes como los melones y pepinos con un cepillo limpio para productos agrícolas. Recuerde siempre que la Listeria vive normalmente en la tierra y en el agua y que tanto el melón, como la sandía y las hortalizas como pepino, pepinillos…. están en contacto directo con la tierra y en el transporte se tocan. LAVELOS BIEN CON AGUA Y CEPILLO al chorro de agua.
  • El Agua que se usa en las casas tiene un concentrado de Cloro suficiente, pero si le da mayor seguridad, lave y luego seque como le decimos.

 

 

2.- Limpie el refrigerador regularmente

La Listeria puede contaminar otros alimentos a través de derrames en el refrigerador.

Limpie de inmediato cualquier jugo —especialmente los de paquetes de salchichas y fiambres, carne cruda y aves crudas- que haya salido de las bolsas y haya caído en el frigorífico. No lo limpie nunca con una toalla o un trapo de cocina de tela. Utilice solo toallas de papel desechables. Así tiene mayor seguridad de que evita la transmisión de la Listeria Monocytogenes

Limpie las paredes internas y los estantes del refrigerador con agua caliente y jabón líquido, luego enjuague. Como medida adicional de precaución, puede desinfectar el refrigerador en forma mensual utilizando los mismos procedimientos descritos a continuación para superficies de la cocina y manos.

 

 

3. Límpiese las manos y las superficies de la cocina a menudo

Sepa que la Listeria se puede esparcir de una superficie a otra.

Para evitarlo. Lave minuciosamente las superficies para preparar alimentos con agua caliente, jabonosa. Como medida de precaución adicional debería desinfectar las superficies limpias utilizando cualquier producto desinfectante para superficies de cocina disponible en almacenes, siguiendo cuidadosamente las instrucciones que figuran en la etiqueta.

Todos tenemos la costumbre de utilizar tablas o superficies aparentemente lisas que ponemos encima de la encimera de la cocina “para no manchar”. Recuerde que las tablas tienen poros. No se complique la vida y sobre todo que una alerta por enfermedad provocada por la Listeria no le amargue. Simplemente sepa que la Listera puede esparcirse de una superficie a otra y que la Listeria puede crecer y reproducirse en el interior del frigorífico.

Siga las sencilla pautas de actuación que le hemos recomendado.

Si le da mayor tranquilidad usted puede hacerse su propio desinfectante para evitar la contaminación por Listeria.

Fórmula para hacer tu propio desinfectante:

1 cucharadita de blanqueador sin aroma en un litro de agua.

Modo de uso:

Viértalo sobre la superficie y déjelo durante 10 minutos.  Luego enjuague con agua limpia. Deje que las superficies se sequen con el aire o séquelas con toallas de papel nuevas.

 

Recuerde que estas soluciones blanqueadoras pierden su efectividad con el tiempo por lo que prepare solo la cantidad que le hemos dicho y deseche lo que le sobre.

Se debe lavar la tabla de cortar con agua caliente, jabonosa después de cada uso. Las tablas de acrílico, plástico o vidrio no porosas se pueden lavar en un lavaplatos.

Se debe lavar a menudo los paños o trapos para platos, las toallas y las bolsas de tela para las compras en el ciclo caliente de la lavadora.

También es muy importante lavarse las manos con agua caliente y jabón durante al menos 20 segundos antes y después de manipular alimentos.

 

Tranquilidad, un saludo y deje a la Listeria fuera de sus felices vacaciones.

Dr. Juan Antonio Abascal Ruiz

Médico Especialista en Medicina Preventiva y Microbiología y Parasitología