Test de intolerancia a la lactosa

150,00  Exento de I.V.A.

Cómo se realiza el test de intolerancia a la lactosa

Description

 

Cómo se realiza el test de intolerancia a la lactosa

Para la toma de las muestras se utilizan los mismos tubos que se usan para el Test de Aliento a Helicobacter pilory (2454).

1.- Destapar un tubo rotulado previamente con la palabra BASAL y colocar la pajita hasta el fondo del mismo. El paciente soplará lentamente, a través de la pajita, hasta que aparezca condensación del aliento en las paredes del tubo. Continuar soplando a la vez que se va retirando la pajita del interior del tubo. Tapar rápidamente.

2.- Administrar la solución de 250 ml de Lactonaranja (25 g de lactosa-dosis para un adulto*).

3.- Esperar 30 minutos y repetir la misma operación en un segundo tubo identificado como muestra 30 min.

4.- Repetir la misma operación a los 60, 90, 120, 150, 180 y 210 min.

Durante la realización de la prueba el paciente debe permanecer en reposo relativo, sin poder comer, fumar ni dormirse. Agua sí puede tomar.

Los tubos se deben conservar a temperatura ambiente hasta su envío al laboratorio de referencia.

* En niños la dosis de lactosa debe ajustarse a su peso, siendo de 2 gramos de lactosa por Kg. de peso del paciente, hasta un máximo de 50 gramos de lactosa.

 

Se requiere del paciente:

  • Resumen de la historia clínica del
  • En caso de que proceda y si está disponible, copia del informe del caso índice familiar.

 

Dieta que debe seguir el paciente en los días previos a la prueba

  •  El día anterior a la prueba no tomar alimentos que contengan fibra (frutas y vegetales), ni fécula (pan, patatas, cereales y leguminosas). SOLO PUEDE tomar: carne, pescado, huevos y lácteos.
  • No tomar antibióticos en los 15 días anteriores a la realización de la prueba. 3.- No ingerir medicamentos laxantes ni antidiarreicos en los 2 días anteriores al estudio.
  • Puede beber toda el agua que desee durante el periodo de ayuno.

Información adicional:

Aproximadamente la mitad de nuestra necesidad diaria de calorías procede de los hidratos de carbono. La mayor parte de éstos se ingieren en forma de almidón, el cual mediante la amilasa salivar y pancreática es hidrolizado y da lugar a oligosacáridos y después a disacáridos (sacarosa, maltosa y lactosa) y monosacáridos (glucosa fructosa y galactosa). Estos últimos son absorbidos directamente en el epitelio del intestino delgado sin digestión previa. Sin embargo, los disacáridos deben ser desdoblados previamente por las enzimas que se encuentran en las vellosidades de las células epiteliales.

Una insuficiente digestión o absorción de los hidratos de carbono los expone a una fermentación por bacterias en la parte distal del intestino delgado y en el colon.

Durante la fermentación se generan ácidos grasos de cadena corta y gases, como dióxido de carbono (C02) e hidrógeno (H2). Estos gases se difunden parcialmente en la sangre y son espirados a continuación.

Debido a que en el organismo el H2 se forma exclusivamente por fermentación bacteriana de los hidratos de carbono, la concentración de H2 en el aire espirado refleja la descomposición de los mismos en el intestino. Por ello, se puede utilizar la determinación de H2 en el aire espirado para demostrar una descomposición anormal y una absorción deficiente de los hidratos de carbono.

Consulte las condiciones previas para la realización de la prueba -> CONDICIONES PREVIAS

Additional information

Servicio

En la Sede

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies