Reserva ovárica

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Las técnicas de análisis clínicos de laboratorio para el cálculo de la Reserva ovárica: Determinación de la Hormona Antimulleriana y su valoración en la Reserva Ovarica y en otros cuadros de trascendencia social y clínica.

A la cantidad total de ovocitos que tiene una mujer se le llama RESERVA OVARICA. Su determinación y valoración mediante técnicas como el estudio de la HORMONA ANTIMULLERIANA  proporciona una información muy importante para caracterizar su porvenir reproductivo y sus posibilidades de reproducción.

HORMONA ANTIMULLERIANA: Producción, niveles y acciones en lamujer.

En las mujeres, la Hormona antimulleriana (AMH) se produce por las células de la granulosa (GC) de los folículos. Específicamente, las células de la granulosa de los folículos producen AMH a partir de la etapa del folículo primario a la formación inicial del antro. En recién nacidos de sexo femenino la AMH es prácticamente indetectable, pero aumenta gradualmente hasta la pubertad y se mantiene relativamente estable a partir de entonces y durante todo el período reproductivo.

Está ampliamente aceptado que la reducción de los niveles de AMH en suero es la primera indicación de una disminución de la reserva folicular de los ovarios.

La concentración de AMH permanece estable durante todo el ciclo menstrual.

No hay diferencias raciales en los niveles de la hormona entre las mujeres de edad comparable.

AMH como marcador de envejecimiento ovárico

El número de folículos primordiales disminuye con la edad y está prácticamente agotado en la menopausia.

La determinación en el laboratorio de la hormona antimulleriana podría ser utilizado como un marcador de envejecimiento ovárico dado que la reducción en los niveles de hormonas refleja la caída dependiente de la edad en el potencial folicular del ovario. La disminución de los niveles de AMH y número folículo con la edad ha sido ampliamente aceptada. De hecho, los valores de AMH tienen mayor sensibilidad que la inhibina B, FSH y estradiol  como valores en la predicción de reserva folicular ovárica.

Hay estudios técnicos que informan  que las concentraciones de AMH presentan una correlación lineal negativa con los niveles de FSH basales en mujeres que tienen una mala respuesta a la estimulación ovárica controlada con gonadotropinas humanas. Específicamente, las concentraciones de AMH de 1 ng / ml corresponden a los valores de FSH de 10 UI / L, mientras 0,5 ng / ml de AMH corresponde a 15IU / L. Sin embargo, en condiciones con altos niveles de FSH y LH normales o bajas, como en pacientes con SOP, las concentraciones de AMH se correlacionan positivamente con las concentraciones de LH, mientras que no se correlacionan negativamente con FSH.
La reducción de las concentraciones de AMH se ha informado como un marcador fiable para la evaluación de la insuficiencia ovárica causada por la quimioterapia o la radioterapia. Este conocimiento podría resultar particularmente útil en la preservación de la fertilidad en las mujeres sometidas a este tipo de terapias.

 

AMH como marcador tumoral

 

El hecho de que la expresión de AMH se limita a GC de folículos primarios hasta la formación inicial antral ha hecho de la evaluación de esta hormona un marcador candidato para el diagnóstico de tumores de ovario de origen GC.

De hecho, los niveles de AMH se encuentran aumentados en 76 a 93% de las mujeres con tumores de GC.  Además, la elevación de los niveles de AMH precede a la manifestación clínica del tumor hasta en 16 meses. En consecuencia, AMH podría ser utilizado como un marcador de diagnóstico temprano, así como un marcador de la recurrencia del tumor GC.

 

AMH como un inhibidor del TUMOR EPITEIAL DE OVARIO

 

Aunque se ha pensado que los tumores epiteliales de ovario se originan en el epitelio celómico que cubre la superficie del ovario, una teoría nueva y bien apoyada científicamente ha puesto su origen en los tejidos que embriológicamente derivan de conductos de Müller.

La AMH induce la regresión de los conductos de Müller. Basándose en este hecho algunos investigadores plantearon la hipótesis de que la AMH se podría utilizar en el tratamiento de tumores epiteliales de ovario. De hecho, varios estudios indicaron que la AMH inhibe las células del cáncer de ovario epitelial en pero el hecho ,al día de hoy, es que se necesitan muchos más estudios reglados para establecer definitivamente si AMH tiene potencial para uso clínico en el tratamiento de estos tumores.

 

La Hormona Antimulleriana en el síndrome de ovario poliquístico

 

Dado que los niveles de AMH reflejan el número de folículos en desarrollo, su medición puede ser utilizado como un marcador de deterioro folículo ovárico en el síndrome de ovario poliquístico.

El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) se diagnostica clínicamente cuando al menos dos de las tres características siguientes están presentes:

  • Oligoovulación crónica o anovulación,
  • Hiperandrogenemia bioquímica o hiperandrogenismo
  • La morfología ovárica poliquística en la ecografía (PCO)

El síndrome (SOP) que se diagnostica en el 5-10% de las mujeres en edad reproductiva, es la principal causa de infertilidad por anovulación en los países desarrollados.

Las manifestaciones clínicas comunes del SOP incluyen trastornos de la menstruación y el exceso de andrógenos, hirsutismo y alopecia de patrón masculino.

El Síndrome de ovario poliquístico también se asocia con aberraciones metabólicas. La incidencia de la diabetes mellitus tipo 2 es 10 veces mayor en las mujeres con SOP en comparación con las mujeres sanas en los EE.UU.

Se sabe que los niveles de AMH disminuyen con la edad en mujeres con ciclos ovulatorios normales. Una disminución similar se observa en las mujeres con SOP, pero a un ritmo más lento de reducción.

Este dato objetivo detectado en el Laboratorio podría interpretarse como una indicación de que el envejecimiento de ovario es más lento en las mujeres con SOP, posiblemente debido al efecto negativo de AMH en el reclutamiento de folículos primordiales.

Se observaron niveles altos de AMH en las adolescentes, de 12-18 años, con síndrome de ovario poliquístico en comparación con los controles.

Se han encontrado, en las niñas de 4-7 años nacidas de madres con SOP,  aumento de las concentraciones de AMH . Investigaciones realizada con animales de laboratorio muestran que la exposición prenatal al aumento de los niveles de andrógenos puede llevar a la descendencia a manifestar características SOP. Aunque estos datos apoyan una contribución genética a la patogénesis del síndrome, un componente ambiental no puede ser excluido dado el hecho de que la exposición prenatal a altos niveles de andrógenos, así como otros factores desconocidos son operativos.
El estrés oxidativo ha sido recientemente implicado en la patogénesis del proceso anovulatorio.

 

LA HORMONA ANTIMULLERIANA Y LA OBESIDAD

 

En un estudio reciente, se encontró que las mujeres obesas de finales de la edad reproductiva (35-49 años) tenían niveles significativamente más bajos de AMH, (hasta 65%), en comparación con las mujeres de peso normal de la misma edad.  Esta correlación inversa entre el IMC y los niveles de AMH no se ha explicado totalmente. Se han propuesto tres hipótesis:

  1. La obesidad puede afectar el catabolismo de AMH.
  2. La obesidad podría reducir el potencial de ovario.
  3. La obesidad puede estar relacionada con la disfunción ovárica.

Hasta la fecha, ninguna de las tres hipótesis podría ser completamente compatible o rechazada ya que los datos son escasos. Ciertamente, son necesarios más estudios para dilucidar el impacto de la obesidad sobre la función ovárica.
Los niveles de AMH en sangre fueron más bajos en las mujeres con sobrepeso y obesas con SOP que en las mujeres de peso normal con el síndrome

Otros estudios también han confirmado este hallazgo.  Noticias previas a publicaciones de trabajos científicos en curso inciden en que las mujeres de peso normal con SOP presentan los valores más altos de LH que las mujeres con sobrepeso y obesas con el síndrome.

Por lo tanto, las concentraciones más bajas de LH observados en las mujeres obesas pueden atribuirse al aumento de la aromatización de los andrógenos en estrógenos que tiene lugar en el tejido graso periférico, dando lugar a la supresión de LH.

Por lo tanto, el aumento de los niveles de AMH visto en mujeres de peso normal con SOP en comparación con las mujeres obesas con el síndrome podría atribuirse a los más altos niveles de LH.

En el caso de tratamiento quirúrgico de la obesidad mórbida (cirugía bariatrica), se han determinado en el laboratorio que los niveles de AMH  en las mujeres obesas variaba antes y después de la realización de la cirugía. A pesar de que aún no hay datos estadísticamente significativos si se encontró una reducción significativa de AMH después de la disminución del índice de masa corporal en el grupo de mujeres jóvenes, pero no en grupos de mayor edad.

Perfil de biomarcadores bioquímicos y hormonales de envejecimiento  ovárico (PAHWLSE)

PAHWLSE : SANGRE: LH, FSH, AMH, TSH, DHEAS; CORTISOL, CALCIO. GLUCEMIA BASAL, HEMOGLOBINA GLICADA

 

Causas de error en la medida de la AMH en el Laboratorio

 

Los anticonceptivos que contienen 35 mg de etinilestradiol y 2 mg de acetato de ciproterona causan una supresión significativa de gonadotropinas y los niveles de testosterona, una reducción en el número de folículos ováricos pequeños, así como una reducción significativa en los niveles de AMH.

La hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) no parece afectar a las concentraciones de AMH.

 

CONCLUSIONES

 

Los niveles de hormona antimullariana en muestras de sangre periférica investigadas en el Laboratorio, reflejan con gran precisión la reserva del folículo ovárico.  La evaluación de AMH puede tener una relevancia clínica para predecir el éxito de los ciclos de FIV.  Independientemente de esta posibilidad de ayuda por el laboratorio al diagnóstico clínico los niveles de AMH representan el marcador más sensible para la disminución inevitable en el número de folículos primordiales relacionados con el envejecimiento.

La determinación de AMH se puede utilizar en el diagnóstico o el seguimiento de las mujeres con tumores de origen células de la granulosa y la medición de la hormona antimulleriana podría ser utilizado como un marcador adicional de síndrome de ovario poliquístico en los casos en que el examen ecográfico de los ovarios no es factible ya que es una técnica de laboratorio mínimamente invasiva que solo requiere para su examen una muestra de sangre extraída de una vena.

Es muy interesante, por último, indicar la relación entre AMH y la obesidad.

Pensamos que este será, junto con los estudios genéticos, una ayuda de los Especialistas en Laboratorio Clínico para informar de los mecanismos patogénicos que vinculan la obesidad y la disfunción gonadal y hacer el seguimiento, junto a un equipo interdisciplinario de la aplicación de las medidas correctoras que sobre la obesidad tienen los llamados “ Alimentos  Funcionales  “  que han sido objeto de nuestra primera actividad en este nuevo blog del Centro de Estudios y Desarrollos Sanitarios ( CEyDES)

Y EN TODOS ELLOS EL CLUB DE SALUD CEYDES Y SU  LABORATORIO DE ANALISIS CLINICOS  PUEDE AYUDAR EN LA COMPENSION, DIAGNOSTICO Y APOYO PERSONALIZADO EN EL SEGUIMIENTO DE SU TEMA DE RESERVA OVARICA Y DETERMINACIONES COMPLEMENTARIAS