QUÉ ES LA CLAMIDIASIS

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Qué es la clamidiais y qué agentes la causan

Es una ETS común que puede infectar tanto a los hombres como a las mujeres. Puede causar daños graves y permanentes en el aparato reproductor de una mujer y hacer más difícil o imposible que quede embarazada en el futuro. La infección por clamidia también puede provocar un embarazo ectópico (embarazo que ocurre fuera del útero) que puede ser mortal.

Cómo se propaga la infección por clamidia

Usted puede contraer la infección por clamidia al tener relaciones sexuales anales, vaginales u orales con una persona que tenga esta infección.

Si su pareja sexual es hombre, usted puede contraer la infección por clamidia aunque él no eyacule (acabe).

Si ya ha tenido la infección por clamidia y recibió tratamiento en el pasado, usted puede todavía volver a infectarse si tiene relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.

Si está embarazada, usted puede transmitírsela a su bebé durante el parto.

Formas de evitar la infección por clamidia

Puede protegerse de contraer la infección por clamidia si:

  • No tiene relaciones sexuales.
  • Tiene una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ETS.
  • Usa condones de látex y diques dentales en forma correcta cada vez que tiene relaciones sexuales.

Riesgo de contraer la infección por clamidia

Cualquier persona que tenga relaciones sexuales puede contraer la infección por clamidia mediante relaciones sexuales anales, vaginales u orales sin protección.

No obstante, las personas jóvenes sexualmente activas tienen mayor riesgo de contraer esta infección. Esto se debe a factores conductuales y biológicos comunes entre las personas jóvenes.

Los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres también corren riesgo debido a que la infección por clamidia puede propagarse mediante las relaciones sexuales orales y anales.

Si es una mujer sexualmente activa menor de 25 años, o una mujer mayor con factores de riesgo —como el tener una nueva pareja sexual o múltiples parejas sexuales, o una pareja sexual con una infección de transmisión sexual—, debe hacerse una prueba de detección de la clamidia todos los años.

Los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y las mujeres embarazadas también deben hacerse la prueba de detección de la clamidia.

Si está embarazada y tiene la infección por clamidia, puede transmitírsela a su bebé durante el parto. Esto podría causar una infección en los ojos o neumonía en el recién nacido. Tener la infección por clamidia puede también aumentar su probabilidad de dar a luz a su bebé de manera prematura.

Si está embarazada, usted debe hacerse la prueba de detección de la clamidia en su primera visita prenatal. Las pruebas y los tratamientos son las mejores maneras de prevenir problemas de salud.

Síntomas de la infección por clamidias

La mayoría de las personas que tienen la infección por clamidia no presentan síntomas. Si usted presenta síntomas, es posible que no aparezcan por varias semanas después de que haya tenido relaciones sexuales con una persona infectada. Incluso cuando no causa síntomas, la infección por clamidia puede dañar su aparato reproductor.

Las mujeres con síntomas podrían notar los siguientes:

  • secreción vaginal anormal;
  • sensación de ardor al orinar.

Los síntomas en los hombres pueden ser los siguientes:

  • secreción del pene
  • sensación de ardor al orinar
  • dolor e inflamación de uno o ambos testículos (aunque esto es menos común)

Los hombres y las mujeres también pueden infectarse por clamidia en el recto, ya sea mediante las relaciones sexuales anales receptivas o la propagación desde otra parte infectada (como la vagina). Aunque por lo general estas infecciones no causan síntomas, pueden provocar:

  • dolor en el recto
  • secreciones

Debe hacerse revisar por un médico si nota cualquiera de estos síntomas o si su pareja tiene una ETS o síntomas de una ETS, como dolor inusual, secreción con olor, ardor al orinar o sangrado entre periodos.

¿Cómo sabrá mi médico si tengo la infección por clamidia?

Existen pruebas de laboratorio para diagnosticar la infección por clamidia. Es posible que su proveedor de atención médica le pida una muestra de orina o use (o le pida que use) un hisopo para obtener una muestra de las secreciones de su vagina para hacerle una prueba para detectar la clamidia.

¿La infección por clamidia se puede curar?

Sí, la infección por clamidia se puede curar con el tratamiento correcto. Es importante que tome todos los medicamentos que su médico le recete para curar su infección. Cuando se toman de manera adecuada, detienen la infección y pueden disminuir su probabilidad de tener complicaciones en el futuro. Los medicamentos contra la infección por clamidia no se deben compartir con nadie.

La recurrencia de la infección por clamidia es común. Debe volver a hacerse la prueba unos tres meses después del tratamiento, incluso si su pareja sexual o parejas sexuales recibieron tratamiento.

¿Qué pasa si no recibo tratamiento?

A menudo, el daño que inicialmente causa la clamidia pasa desapercibido. Sin embargo, la infección por clamidia puede causar problemas de salud graves.

Si usted es mujer, la infección por clamidia que no se trata puede propagarse al útero y a las trompas de Falopio (los conductos que transportan los óvulos fecundados desde los ovarios hasta el útero), y causar enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). La enfermedad inflamatoria pélvica por lo general no presenta síntomas; sin embargo, algunas mujeres pueden tener dolor abdominal y pélvico. Aun cuando no cause síntomas iniciales, la enfermedad inflamatoria pélvica puede causar daño permanente al aparato reproductor y dolor pélvico crónico, imposibilidad de quedar embarazada y embarazo ectópico (embarazo fuera del útero) que puede causar la muerte.

Los hombres raramente tienen problemas de salud asociados a la infección por clamidia. En ocasiones, la infección se propaga al conducto que transporta el semen desde los testículos, lo cual causa dolor y fiebre. La clamidia, en muy pocos casos, puede causar que un hombre no pueda tener hijos.

Una infección por clamidia que no se trate también puede aumentar su probabilidad de contraer o transmitir el VIH, el virus que causa el SIDA.

Recibí tratamiento contra la infección por clamidia. ¿Cuándo puedo tener relaciones sexuales nuevamente?

Usted no debe tener relaciones sexuales de nuevo hasta que usted y su pareja sexual o sus parejas sexuales hayan completado el tratamiento. Si su médico le recetó un medicamento de una sola dosis, deberá esperar siete días después de haberlo tomado, antes de volver a tener relaciones sexuales. Si su médico le recetó un medicamento que debe tomar durante siete días, deberá esperar a terminar todas las dosis antes de tener relaciones sexuales.

DIAGNOSTICO DE LABORATORIO EN EL TRATAMIENTO DE LA CLAMIDIA

El análisis de detección y el diagnóstico de la clamidiosis son relativamente simples. Las pruebas que pueden realizarte son:

  • Un análisis de orina.Una muestra de orina analizada en el laboratorio puede indicar la presencia de esta infección.
  • Un hisopado.En el caso de las mujeres, el médico toma una muestra del flujo del cuello uterino para realizar un análisis del cultivo o de los antígenos para detectar la clamidiosis. Esto se puede realizar durante un Papanicolaou de rutina. Algunas mujeres prefieren tomar las muestras de la vagina ellas mismas; se ha demostrado que esto es tan preciso como los hisopos obtenidos por el médico.

En el caso de los hombres, el médico inserta un hisopo delgado en el extremo del pene para obtener una muestra de la uretra. En algunos casos, tu médico puede tomar una muestra del ano.

Los miembros del género Chlamydia son bacterias intracelulares obligadas, por tanto sólo pueden crecer en cultivos celulares.

Tratamiento

La infección por Chlamydia trachomatis se trata con antibióticos. Puedes recibir una dosis única o quizás necesites tomar el medicamento diariamente o varias veces al día de cinco a diez días.

En la mayoría de los casos, la infección se cura en una o dos semanas. Durante ese tiempo, debes abstenerte de tener relaciones sexuales. Tu pareja o parejas sexuales también necesitan recibir tratamiento aunque no presenten signos o síntomas. De lo contrario, la infección puede transmitirse entre las parejas sexuales.

Tener clamidiosis o haber sido tratado por clamidiosis en el pasado no proporciona inmunidad contra la reinfección en el futuro.

Si recibiste tratamiento por una infección inicial por Chlamydia, debes realizarte otro análisis en aproximadamente tres meses.

EPIDEMIOLOGIA
Las infecciones por C. trachomatis afectan exclusivamente a humanos y están entre las infecciones bacterianas más comunes en el mundo. Los 18 serovares descritos se distribuyen en tres biovares o patotipos, responsables cada uno de un cuadro infeccioso: a) tracoma (serovares A, B/Ba, C), b) linfogranuloma venéreo, LGV (serovares L1, L2, L2a, L3) y c) enfermedad óculo-genital no invasiva (serovares D/Da, E, F, G, H, I/Ia, J, K). Cada una de estas patologías tiene una distribución geográfica diferente y afecta mayoritariamente a distintos grupos poblacionales.

El LGV es una infección de transmisión sexual que invade los tejidos linfoides, es endémico de Africa, India, Sudamérica o el Caribe.

El LGV “clásico” se caracteriza por un síndrome inflamatorio inespecífico (uretritis o cervicitis) que progresa hacia linfadenopatías inguinales. Hasta principios del siglo DOCUMENTO CIENTÍFICO 4 XXI, los casos detectados en Occidente se consideraban importados de estas regiones. Desde 2003 se ha expandido una nueva presentación de la enfermedad entre hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres (HSH) en Europa y Norteamérica. La característica en común es la presencia de proctitis, y está considerada hoy en día un problema de Salud Pública, especialmente por la estrecha asociación entre el LGV y el VIH.

La infección óculo-genital no invasora es la principal causa infecciosa de transmisión sexual en el mundo y el número de casos nuevos crece cada año, especialmente desde 2008, pero no está claro si este incremento está directamente relacionado con mayores tasas de transmisión o con la implantación generalizada de técnicas de diagnóstico molecular, más sensibles y específicas. Esta infección afecta fundamentalmente a mujeres entre 15-24 años, aunque el 60% de los casos son asintomáticos. Este desequilibrio hacia las mujeres podría no ser real, ya que muchos de los casos se detectan en los cribados de controles periódicos rutinarios a los que las mujeres acuden con mayor frecuencia. Por el contrario entre el 10-20% de las infecciones de cérvix evolucionan hacia enfermedad inflamatoria pélvica, embarazos ectópicos e infertilidad. Los cuadros de conjuntivitis están asociados a niños menores de 2 años que se infectan en el canal del parto de madres portadoras de los serovares D-K de C. trachomatis.

Aunque la bacteria causante de la Clamidiasis es de la misma familia que la que causa el LINFOGRANULOMA VENEREO , no es la misma bacteria y por lo tanto  no es capaz de provocar esta infección.

Es una infección de transmisión sexual (ITS) causada por la bacteria Chlamydia trachomatis variedad L1-L3. La infección está presente en países tropicales y en los últimos años ha reaparecido en Europa.

Se puede contraer cuando se mantienen relaciones sexuales sin preservativo con una persona que tiene la infección, a través de sexo anal, vaginal o más raramente por el sexo oral. También se han descrito infecciones por compartir juguetes sexuales sin desinfectar o a través del “fisting”.

Aunque se hayan tenido alguna de estas infecciones en el pasado y se haya tratado correctamente; puede volver a contraerla, ya que no genera protección para toda la vida.